jueves, febrero 28, 2013

Todo es mentira


Todo es mentira, desde que salgo de la cama hasta que vuelvo a meterme en ella.
Sigo el rumbo de unas agujas que deshacen mi tiempo diluyéndolo con mi pensamiento. Y tú, recordándome en cada esquina que no estarás para parar el reloj a las doce, que todos los recuerdos que no hemos tenido se perderán para no volver.
Mientras en otro lugar tú ríes con ella, en una cama pequeña donde no existe el espacio entre vuestros cuerpos, donde paras el reloj cada noche a las doce para que no se acabe el juego… Y yo bailo sola en una realidad donde ese día no te fuiste sin decir nada, donde recogemos juntos los pedazos del puzzle que no pude armar, porque a mi se me dan mal los puzzles, tanto como a ti decir adiós.
Y el silencio, la desaparición de palabras en tu boca, la necesidad de volar lejos, de sentarte en otro vagón de tren, de borrar lo que tal vez exista pero no en esta vida.
Todo es mentira, desde que sonrío hasta que cierro la puerta. Todo es mentira, desde que nos conocimos hasta hoy. Todo es mentira, nunca hemos dejado de fingir…
Todo es mentira…

2 comentarios:

Andrea Ma dijo...

Has cambiado, es decir noto la diferencia de la forma de escribir de tus anteriores textos y admito que me gusta éste cambio, no sé si lo notaré yo sola pero me encanta la forma en la que te expresas.
Suerte (:

M. dijo...

de nuevo, me has leído el alma.

abrazos!