miércoles, abril 09, 2008

Desesperanza


Se le han roto los ojos de llorar, se le han roto los ojos de verte ir y venir.
Sólo te pidió el universo, un trocito de tu existencia, siempre de la mano de la esperanza para empezar a construír algo mejor.
El cielo,venebolente le devolvió una sonrisa y ese día no llovió,ya llovió en su cuerpo mucho tiempo y había escasez de amor...
Se despertó una noche, entre sudor de oxígeno y los poros de su piel empezaron a notar el otoño, como cuando esperas inevitablemente una tragedia, y yació a su lado durante meses...
¿Cada cuánto tiempo se paraliza tu alma?, y anestesiada se vió, sin solución, sin más remedio que aguantar el chaparrón.Que desdicha la de los que tienen fe, que esperan sentados en un suelo de espinas oliendo flores que nunca les regalarán...
Miente, sólo un poco, para que no duela, que le vi los ojos y ya estaban muy rojos, tan rojos que se rompieron, se le han roto los ojos de no verte volver...

2 comentarios:

Laura dijo...

Tienes un noséqué que siempre me trae hasta este, tu rinconcito...
Y no defraudas, hace mucho que te leo, y nunca lo has hecho.
Las ideas de este texto se contraponen con las del anterior...pero me encanta como escribes, de forma tan llana, sin rebusques, y a la vez tan bonito.

A veces la mentira es nuestra única salvación, ¿no?...y consecuentemente, el desengaño, nuestro fuerte.


Cuidate bonita.


Laura.

Nachete dijo...

La verdad es que siento pena por el personaje.
"Los ojos rotos de tanto llorar", "los poros de su piel empezaron a notar el otoño", "anestesiada"...

Escoges muy bien las figuras y las palabras, me gusta mucho.

Hacía tiempo que no te visitaba. Un beso.