lunes, julio 30, 2007

desesperadamente temor

Mi voz es el silencio, tan grande y quebradizo a la vez que sólo tus labios pueden romper.
Alguna parte de mi cuerpo, rota y desesperada emite destellos de sombras que sólo tu luz puede detener.
D-E-S-E-O, cada letra de la palabra me estremece, sin darme cuenta de que ya he caído, en el pozo dónde ya sólo tú puedes sacarme...Es este vértice de peligro que desconcierta mis sentidos y me deja desnuda en cuerpo y alma.
Es eso lo que me mantiene viva, me hace alimentar tu vida y sólo dejar de ser, ser nada para ser tu todo...
Algo en mí me despista, me encierra en una nube de aliento y agitación que mis venas no pueden soportar, ya corres por ellas como mi vida misma...
No despiertes, me repito, no despiertes...
Hace tiempo deje de temer, deje de temer porque no tenía NADA que perder, hoy temo más que nunca...

3 comentarios:

Joaquín Rosado Martel dijo...

Me ha gustado mucho tu blog :=)




saludos!

cabezaderadio dijo...

si todo es nada tengo todo...

Anónimo dijo...

De verdad eres la ostia y me identifico mazo con tus textos y tu forma de escribir.