domingo, febrero 18, 2007

Aún no es tarde

Te he sentido tan lejos que mi alma no podía tocarte, miré a mi alrededor y encontré el vacío que temía desde hace tiempo, sólo había un ente triste que observé de cerca, era yo, tan triste como nunca me había visto, con los ojos tan inconsolables que el viento se los hubiera llevado de no ser por mi cuerpo que formaba parte con ellos de un todo...
Me ví recitando unos versos, unas palabras de desesperación, unos gritos que salían de todos los poros de mi piel, casi me sangraban las manos de no poder tocar las tuyas y tus palabras desvanecieron cuando dejé de pensar...
El cielo antes estaba aquí,ya no,la lluvia ahora cae desde mis ojos...

4 comentarios:

tximelua dijo...

konoaco esa sensacion... prefieres no respirar, para no oler, lo que se dejo en el aire. Prefieres permanecer kon los ojos cerrados, para que tu mente pase las fotografias, komo si se tratase de una pelikula cinemaografica... las palabras...

Eilen dijo...

¡Cuánta tristeza en tan pocas palabras!

fer dijo...

son terribles las soledades del alma, tanto casi como la nostálgia de esa caricia.. Pero siempre se vuelve a mirar al sol. ánimo.
un abrazo.

ULYSSE dijo...

Que familiar me resulta esa laceración del alma.
El rio sigue, mi viaje nunca acaba.
A+