martes, septiembre 27, 2005

Donde

Puede que te vea; en un espejo,en mis propios sueños,lejos,dónde casi ni te distingo...Aún sé que sigues ahí,aunque el mundo no pare nunca para dejarte bajar,aunque llueva y haga frio,aunque las horas sin tí pasen más lentas,sé que estás...
Se difunde el mensaje por las estrellas,alineadas como patitos siguiendo a su madre y yo mientras negando que pienso en tí...
Me asomo a la ventana,por si el viento trae noticias y me calmo al ver las farolas estropeadas y tanta oscuridad,necesito ese azabache antiguo que me hacía soñar,con otros lugares,con otras vidas,sólo soñar,no era mucho,pero era todo...
Y siempre digo que pasará lo que tenga que pasar y no sé cuantas más lecciones y consejos que me doy a mí misma...pero llevo mucho tiempo sentada en el mismo lugar sin saber qué dirección tomar y cada día que me siento más segura de mí misma,empiezo otra vez de cero y mi mente se nubla con mis ojos que no alcanzan a ver más allá de esos dos soles...bonitos e imborrables...
Sea como sea,siempre llevaré ese animalito vagabundo dentro de mis sueños...

5 comentarios:

Alice dijo...

En mi extraño país te encontré nada más entrar, floreciendo en el jardín parloteando con las rosas.

Sigue mirando al cielo.

Gato negro dijo...

Me emociona siempre la fragilidad con la que escribes.Mis días se cargan cada vez más de emociones que no se comprender, que intento encajar,pero que raro es todo a veces.Dentro de poco tendré que cambiar mis tejados por los de madrid, espero que al menos no sean resbaladizos, aunque todavía me quedan 6 vidas.

GATO NEGRO

Gato negro dijo...

Me emociona siempre la fragilidad con la que escribes.Mis días se cargan cada vez más de emociones que no se comprender, que intento encajar,pero que raro es todo a veces.Dentro de poco tendré que cambiar mis tejados por los de madrid, espero que al menos no sean resbaladizos, aunque todavía me quedan 6 vidas.

GATO NEGRO

Gato negro dijo...

Donde estás?sigues por ahí?

alZhu dijo...

Me ha encantado tu forma de escribir eso que he vivido tanto tiempo. Se me ha clavado cada palabra hasta hacerme daño. Qué crueles somos con nosotros mismos.