miércoles, octubre 28, 2009

Beast

Intento sostener mi copa de vino con las manos atadas a la espalda, nunca me he sentido tan ebria, no me importa lo que veo,no es de verdad, no me importa que al día siguiente mis ojos se hallen hinchados en un rincón de mi habitación y que mi cabeza vague por la casa en busca de silencio. Afilo los cuchillos los viernes, día del dios Baco, día de luces, de noche... Me siento eléctrica, no te acerques...
Corro al espejo, miro estos labios rojos y sonrío, te sonrío, por si no te habías dado cuenta...

No estoy perdida, no, no hasta que dan las 2.00 de la madrugada...

Si quieres podemos ser bestias de la noche, podemos perder la cabeza...

1 comentario:

Hollie A. Deschanel dijo...

Suena bien lo de perder la cabeza :)

Muaks!