viernes, mayo 30, 2008

El día que dejé de creer en el universo

En mi cuerpo encontré un fuego, casi apagado, mi corazón dejaba de latir, tan lentamente que cuando ya no latía casi ni me enteré. No me importó...
Aquí llueve, y las horas pasan lentas con una cadena de desesperación a sus espaldas, la cadena atada a mi cuello hace tiempo ya...
Se me abrió el cielo con la luna mirando esta piedra dentro de mi pecho. No me importa fingir, no me importa sufrir y dejar que el tiempo me mate, me da igual que aquello que dí se vuelva en mi contra y me arrastre por toda la eternidad.
Sí me importa faltar y que casi no se note, eso da miedo, da miedo el recuerdo, da miedo dejar de existir, sobre todo para ti.
Me gustaría volver a confiar en todo en lo que creía, en mí, porque sé que me hago falta y ahora lo único que no paro de hacerme es daño. Aunque no me importe...

4 comentarios:

Winnie dijo...

Hacerse daño a si mismo, o como provocar nuestra rebancha a nuestra propia vida. Saberse faltando, en el olvido!
ganemosle la partida a la guerra del amor!

Anónimo dijo...

Me parece muy profundo todo aquello, además de actriz eres una gran poetiza, recomendaré tu blog , me ha parecido fenomenal, Saludos desde Chile...
Joaquín.
PD: Se agradece la dedicación

Anónimo dijo...

Te recomiendo te leas tu propio post de 2007, aquel en el que decías qué hacer si no te gustaba vida... aquel en el que tu energía era como una montaña rusa.

Despierta.

Un beso

Ale dijo...

Y en estas formas de expresar el descontento por hacerte daño, en realidad te estás queriendo mimar. Queriendo canalizar eso que te pasa de alguna forma.

Y me parece que muchas veces, para volver a reencontrarnos con nosotros mismos, necesitamos tratarnos mal. Tener un tiempo en donde nos enojemos con nosotros, no nos tengamos en cuenta, hasta que un día caigamos en la cuenta de que no tenemos por qué lastimarnos. Si siempre podemos volver a empezar, a creer en lo que tenemos para dar.

Porque estoy seguro que en algún punto creemos en nosotros, y por eso nos pone tristes no hacerlo. Porque sabemos que tenemos la capacidad :)