domingo, enero 22, 2006

Tú equilibrio sí es posible pero el mio no...

Hay una farola que alumbra las ojas caidas de otoño, los domingos grises donde el cielo no da tregua y se queda en nubes vagas que no lloran, ni rien y alimentan a los ojos plañideros que se nutren de la pena propia...
A veces, las cosas no salen como quieres o como la vida te las manda y te descoloca el norte y te lo pone en el sur, no deberían ser asi, piensas, pero luego te das cuenta de que las cosas pasan siempre por algún motivo...desconocidos que deben perder un tren para dejar de serlo y miradas que se cruzan en el momento justo...
Aun quedan días, para poder acercarme un poquito más entre las sábanas, aun quedan mañanas oscuras donde poder acariciar tu espalda, aun puedo recordar las mariposas en el estómago y de vez en cuando soñar con aquella mirada...
Dices que conmigo "el equilibrio es imposible cuando voy y te hablo de nosotros dos"...

3 comentarios:

Gato negro dijo...

Siendo el oído parte del equilibrio, ¿porqué cuando cerramos los ojos tendemos a caer? Puede que nuestros ojos nos engañen, el equilibrio no es posible, porque el mero hecho de pensar en él, hace que caigamos.

GATO NEGRO

fer dijo...

aunque las cosas no salgan como quieres, es mejor que por lo menos salgan, ocurran. El equilibrio es imposible, pero aquí está la gracia, la búsqueda y la lucha.
una abrazo de vuelo.

Buscando un camino dijo...

No creo que el equilibrio sea imposible, pero si dificil de encontrar. Alguna vez he sentido estar en ese "equilibrio" y dios! que sensación... aunque no siempre puede ser con quien queremos.. eso es lo malo. Un beso enorme wapisima!